La figura del Detective Privado como Vigilante No Uniformado, la clave de seguridad durante las rebajas

Acabamos de dar la bienvenida al 2020 y en pocos días comenzarán las rebajas de invierno, uno de los momentos más esperados por los consumidores, al poder adquirir los productos con grandes descuentos y por los establecimientos, al ver incrementadas de manera muy significativa sus ventas.

La campaña de las rebajas produce un aumento en la cifra de negocios de los centros comerciales y establecimientos, pero a la vez supone un claro riesgo para estos, pues se incrementa el número de actos delictivos a los que están expuesto de manera habitual, como hurtos y robos.

Los comercios deben prevenir estas situaciones e intentar aumentar la seguridad durante el tiempo que dure esta campaña. Existente diferentes posibilidades para que eviten riesgos y reduzcan perjuicios económicos, como puede ser el trato personalizado a los clientes, colocar los objetos más vulnerables de ser robados cerca de la caja para tenerlos a la vista, instalar cámaras de seguridad, entre otras.

Sin embargo, especial relevancia cobra la figura del Detective Privado como Vigilante No Uniformado.

¿En qué consiste la labor del Detective Privado como Vigilante No Uniformado?

La labor de la Vigilancia No Uniformada realizada por un Detective Privado trata de:

  • Controlar posibles hurtos o robos por parte de supuestos clientes.
  • Prevenir y controlar posibles daños materiales tanto de los productos, como de las instalaciones de la empresa.
  • Poner en conocimiento de las Fuerzas de Seguridad del Estado y los responsables de seguridad la comisión de delitos.

La Ley de Seguridad Privada establece que los Detectives Privados podrán prestar, con carácter exclusivo y excluyente, servicios sobre investigación privada en relación con personas, hechos o delitos sólo perseguibles a instancia de parte.

Entre esos servicios, la obtención de información tendente a garantizar el normal desarrollo de las actividades que tengan lugar en ferias, hoteles, exposiciones, espectáculos, certámenes, convenciones, grandes superficies comerciales, locales públicos de gran concurrencia o ámbitos análogos.

¿Cómo lleva a cabo su labor el Detective Privado como Vigilante No Uniformado?

Para llevar a cabo su trabajo, el Detective Privado adaptará su vestimenta y actitud al entorno con el objeto de pasar desapercibido, a diferencia de los Vigilantes de Seguridad, que según establece la ley, prestan sus servicios vistiendo uniforme.

Los Vigilantes de Seguridad tienen un carácter principalmente disuasorio, por lo que, la detección de comportamientos perjudiciales para la empresa por parte de estos en el local suele ser menor. Además, su trabajo podría verse especialmente dificultado aquellos días que se espera una elevada presencia de clientes en los establecimientos.

¿Qué ventajas tiene contratar a un Detective Privado como Vigilante No Uniformado?

Entre las principales ventajas del trabajo de los Detectives Privados como Vigilantes No Uniformados se encuentran las siguientes:

  • Acceder a los diferentes puntos del local que podrían quedar descubiertos por los sistemas de seguridad tradicionales como cámaras o vigilancia uniformada.
  • Anticiparse a la comisión de delitos como robos y de los daños materiales.
  • Obtención de información que quedará plasmada en un informe que tendrá carácter probatorio de cara a un eventual procedimiento judicial, y a través del cual el empresario podrá tomar decisiones positivas para su establecimiento.

¿Cómo puede intervenir VESTIGERE?

A través de la Investigación Privada y su equipo de Detectives Privados, VESTIGERE ofrece sus servicios de Vigilancia No Uniformada para dar la oportunidad al empresario de prevenir robos y reducir costes derivados de los posibles daños ocasionados en los establecimientos, consiguiendo los mejores resultados para su negocio.

CASO DE ÉXITO

Antecedentes

Una conocida marca de franquicias especializada en la venta de artículos electrónicos, ordenadores, artículos fotográficos, libros, música y vídeo, contrata nuestros servicios durante la campaña de rebajas, interviniendo tres Detectives Privados como Vigilantes No Uniformados como medida de seguridad ante los posibles hurtos y robos de sus clientes.

Resultado

Tras varias jornadas y visitas al local de los tres Detectives Privados se pudo comprobar que se habían producido más de 30 hurtos y 15 robos, pudiendo el cliente recuperar el material, además de tener el material probatorio suficiente para reclamar en el procedimiento penal correspondiente los perjuicios causados.